img
marzo 2021
Una newsletter propia
 
Invisibles
Por Marga Fernández
img
Fotografía: Gina Bravo
Hay una frase que durante años se ha repetido en mi vida. Se la he escuchado decir a muchas mujeres. “Detrás de un gran hombre, siempre había una mujer”, como una de esas sentencias que forman parte del (in)consciente colectivo. Y, ahora, que ya tengo una edad considerable, entiendo que, a la frase, le falta algo. Que está incompleta. Le faltan cosas que han calado como la lluvia cuando no llevamos paraguas y que han ido convirtiendo a las mujeres en más invisibles si cabe. Convirtiéndonos. Porque, como mujer, soy quien escribo. Mucho más invisibles de lo recomendable y sobre todo de lo deseable. La frase debería ser: “Detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer que probablemente ya sabía lo que se había descubierto, pero nadie la tomó en serio”.

Poco o nada, se conoce de nuestros referentes femeninos en la ciencia, en la historia, en las artes. Y haberlos, haylos. Pero la historia contada, la que se conserva, la que nos ha llegado… No las incluye. O no en su justa medida. Y, por lo tanto, no “existen”. La invisibilización llega a nuestros días, y es ahora nuestro deber para con todas: crear, hacer, contar, recordar e inspirar a nuestras niñas y jóvenes, a que sean lo que quieran ser, y tengan en cuenta que serán ellas las mujeres del futuro; y que, por su legado, están obligadas, si me lo permiten, a cambiar el sentido de la historia, a sembrar otras semillas, y contribuir a dejar un mundo mejor.

Sería bueno, en mi muy humilde parecer, impulsar movimientos colectivos, dentro del pueblo, de la ciudad, de la provincia, de la comunidad autónoma, del país y del continente, para que, en cualquier lugar del mundo, cada mujer pudiese aportar su granito de arena, sacando a la luz la existencia de esas grandes mujeres que, en su mundo, fueron referentes. Como primera toma de contacto, aquí, en esta parte del mundo, queremos hacer visibles a nuestras mujeres. Esas madres, abuelas, y tatarabuelas, que sabemos que tuvieron una vida ejemplar, o que fueron pioneras en sus entornos descubriendo, o incluso poniendo de moda lo que fuera de aquel momento y que marcó su vida y la de todo su entorno.

¿Quién no conoce la receta de “fulanita” que creó el rosco, postre, comida tradicional del pueblo? Seguro que sabemos la historia de la curandera del pueblo, o de la partera, o de la mujer que hacía remedios caseros mezclando hierbas. De aquellas maestras que educaban niñas y niños a cambio de un trozo de pan. De la boticaria, de la dueña del horno, o la tahona, de la pastora, etc. O de la emprendedora que impulsó negocios revolucionarios. O de aquella otra que sostuvo un pequeño comercio local. O la investigadora nacida en nuestro entorno inmediato. O la directora de tal o cual empresa, O a la maestra, o la doctora, o la profesora, o a la científica, o la artista… Porque todas nacieron en algún lugar. Y todas tienen rostro de mujer.

Tenemos tantas historias que recordar, tantas mujeres a las que honrar… a las que, a modo testimonial, les debemos poder dar luz a sus vidas. Poco a poco, lo haremos. Y siquiera desde “Una newsletter propia”, trataremos de reescribir esta otra historia del pueblo, contada con “M” de mujer.

Marga Fernández. Agente de Igualdad para la Salud

Edita: Centro Igualdad Trece Rosas.
Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de la Zubia
Concejala de Igualdad: Rosa Gamero Arévalo
Coordinación Técnica: Cristina López- Gollonet Cambil
Redacción, diseño y montaje: Dividendo Social, Raquel Paiz y Raquel Marín
img Contacto
igualdad@ayuntamientolazubia.com
www. ayuntamientolazubia.com
6716119238 / 958986064
Ayuntamiento de La Zubia. Centro de Igualdad 13 Rosas © 2021